fbpx

RESUMEN DE CEO CONGRESS 23. LO + DESTACADO

Resumen CEO CONGRESS 23

José María Albarracín, presidente de CROEM, inauguró una extraordinaria cuarta edición de CEO CONGRESS que congregó a cerca de 1.300 profesionales en el Auditorio y Centro de Congresos Víctor Villegas de Murcia. Se refirió al congreso «más completo de los que ha habido hasta ahora, con récord de asistencia y unos ponentes de lujo».

Junto con él también protagonizaron la apertura institucional el alcalde de Murcia, José Ballesta, que elogió a la sociedad civil como «dique de contención» para impedir la intromisión del Estado, así como el presidente de CEPYME, Gerardo Cuerva, que pidió estabilidad, seguridad jurídica y entorno favorable para desarrollar el trabajo empresarial.

El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, cerró el primer bloque de intervenciones de las autoridades. «No aceptaré las migajas que quieran dar a la Región después de la quita de la deuda catalana», afirmó, crítico con los pactos del presidente en funciones y aspirante a la investidura.

No en vano, la política nacional estuvo muy presente en el inicio del foro, pero no fue el único tema. Ante todo se habló de cuestiones empresariales: liderazgo, inteligencia artificial, Chat GPT, tecnología, internacionalización y sostenibilidad, entre otros asuntos.

Horacio Morell, presidente de IBM en España, Portugal, Grecia e Israel, fue el primero en comenzar las intervenciones del congreso con una disertación sobre la relevancia de la inteligencia artificial generativa.

De hecho, mientras que la IA tradicional aportaba un plus de productividad, esta se encontrará a partir de ahora en el corazón de los negocios: «No hemos visto nunca una tecnología que ofrezca tanto valor a tanta escala. Permite hacer cosas de forma más sencilla y mucho más rápida».

En un slot individual sobre cómo liderar personas en el siglo XXI, Jaume Massana, director de Negocio y miembro del Comité de Dirección de CaixaBank, destacó que «el liderazgo hoy debe ser más facilitador y coordinador». En su opinión, «para liderar con éxito debemos evolucionar y adaptarnos al estilo más apropiado en cada momento».

Sobre la sostenibilidad versó la intervención de Mª Helena Antolín, vicepresidenta de Antolín, que subrayó que tanto el producto como el proceso productivo deben tener una impronta cada vez más verde.

A preguntas de Roberto García, subdirector general y director de Desarrollo Sostenible del Grupo Cajamar, puso el acento en la medición del impacto, pues su empresa ya trabaja con productos naturales o reciclados siempre buscando la eficiencia económica: «¿Quién estaría dispuesto a pagar un 50% o un 100% más por tener un coche reciclable? Se nos olvida la sostenibilidad cuando nos toca el bolsillo pero todos tenemos que poner de nuestra parte».

Daniel Jiménez, director general de Vodafone Business, disertó sobre el talento necesario para el desarrollo de internet tal y como lo conocemos hoy en día, pues fueron muchos los pioneros que pusieron su granito de arena para potenciar una herramienta imprescindible a día de hoy. Para rematar, ilustró cómo sería su presentación realizada por Chat GPT, mostrando al mismo tiempo tanto el potencial de la inteligencia artificial como sus limitaciones actuales.

Por su parte, Hèlene Valenzuela, directora general de Ouigo, trasladó a los murcianos buenas noticias a corto plazo, pues detalló las dos conexiones diarias de ida y vuelta con Madrid que pondrá su compañía en marcha a partir del segundo trimestre del 2024: «Un tren de alta velocidad tiene una vida útil muy larga, así que hemos pedido un acuerdo marco de tres años y esperamos que esa frecuencia pueda ir aumentando porque hay una potencialidad impresionante en la Región».

También sobre la alta velocidad murciana versó la intervención de Julio Gómez-Pomar, presidente de IE Center for Transport Economics & Infraestructure Management, pues recordó los avances previstos en materia de mercancías: «Se están estudiando todas las posibilidades para el proceso de exportación desde la Región porque tiene un potencial enorme», incidió.

Uno de los nombres más esperados de la cita, el de Marc Gasol, leyenda mundial del baloncesto, expuso las habilidades de liderazgo que le permitieron llegar a la cima del deporte de élite: «Los equipos en los que se sacrificaba la individualidad y se establecía un compromiso con el bien del equipo siempre hemos tenido más éxitos. Eso lo podemos ver en la selección española cuando jugaba yo y también se refleja ahora en las nuevas generaciones».

El menor de los hermanos Gasol relató sus experiencias en una conversación con Miquel Jordà, CEO y propietario de Eurofirms Group, quien puso de manifiesto el liderazgo por valores que ha implementado en su firma de recursos humanos, un modelo basado en poner a las personas en el centro de las empresas, pues defiende que la labor del tejido productivo no es solo ganar dinero, sino también «tener en cuenta la estabilidad emocional de las personas que participan en la empresa».

Tras ellos Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, reclamó una mayor certidumbre para dar solidez a las inversiones del tejido productivo: «Si algo necesitamos de verdad los empresarios es una cosa que se llama confianza y seguridad jurídica, porque eso es lo que da certidumbre sobre la estabilidad de un país».

La ponencia más espectacular estuvo protagonizada por el ilusionista Jorge Luengo, quien además de deleitar al público con su espectáculo de magia dio unas pinceladas sobre las enseñanzas que se pueden aplicar al mundo empresarial, como ser la mejor versión de uno mismo en cada momento, el aprendizaje constante, la toma de riesgos y la importancia de contar las historias de forma adecuada para convencer de los proyectos.

Ya en el turno de la tarde e inmersos en una mesa redonda sobre la alimentación, Tomás Fuertes recalcó el riesgo inherente a la profesión del empresario, en especial en una época de revolución tecnológica como la actual. Y es que el presidente del Grupo Fuertes, propietario de firmas como ElPozo Alimentación y Cefusa, ha recordado que se requiere tecnología de última generación para ser competitivo: «Hay que tener medios e instalaciones suficientes para producir con la máxima calidad al menor coste».

Dentro de este ámbito, Rafael Juan, CEO de Vicky Foods, aportó su granito de arena al analizar las complejidades de un sector muy amenazado en los últimos años con la inflación, la guerra de Ucrania o la huelga de transporte, unas amenazas que no han impedido que la alimentación se mantenga estable como una de las actividades mejor valoradas.

Mané Calvo, CEO del Grupo Calvo, también analizó las claves de su negocio multinacional, que se ha visto especialmente afectado por la inflación y su efecto en la cesta de la compra de los clientes, y anunció el cambio de nombre de su grupo: «A partir de ahora Calvo pasará a denominarse Nauterra, que servirá como paraguas para las distintas marcas en los diferentes mercados globales».

El CEO Congress contó también con una magnífica conferencia virtual en directo desde Nueva York, protagonizada por el cardiólogo más prestigioso del mundo, el Dr. Valentín Fuster, director general presidente del Instituto Cardiovascular y «Physician-in-Chief» del Mount Sinai Medical Center de Nueva York, que explicó las últimas investigaciones sobre los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares y concluyó con la importancia de actuar lo antes posible sobre los factores de riesgo.

De nuevo remarcando el papel de la sostenibilidad intervino Carmen Lence, CEO de Grupo Leche Río, pues recordó el impacto de las empresas en su entorno, ya que la extinción de la actividad lechera supondría eliminar dos tercios de la actividad agraria de Galicia, con el consecuente impacto que tendría en todos los pueblos que conforman la España vaciada en la zona.

El broche final lo puso Bisila Bokoko, embajadora global, experta en diversidad y CEO & fundadora de BBES International, en un dialogo con el periodista Sergio Martin, presentador del congreso. Esta emprendedora puso el foco en los complejos con los que las empresas españolas venden sus proyectos en el ámbito internacional: «El primer error es que muchas veces no creemos en nosotros. Tenemos muchísimas cosas buenas en producción y eficiencia, pero a la hora de venderlo vamos con la boca pequeña».

Otras noticias relacionadas